Alumine

La propuesta general se estructura en torno al tratamiento del agua en sus distintas potencialidades. Se pueden definir cuatro instancias que articulan el espacio público:

– El completamiento y tratamiento de las acequias orientan y vinculan la ciudad hacia la costanera. Una red espacial de agua en movimiento le otorga identidad a calles y plazas.

– Los reservorios, ubicados en puntos neurálgicos de la costanera, vinculan hídricamente las acequias y el río. Generan ámbitos de pausa y contemplación del paisaje.

– A partir de allí se concibe un sistema de riego que alimenta el parque botánico costero con especies características de la zona.

– En el balneario, las inundaciones periódicas obligan a pensar un parque anfibio de usos variables a lo largo del año.

La superficie a intervenir se aborda mediante una malla contínua que se adapta a la topografía urbana. Una trama del imaginario mapuche sirve de excusa como generación para definir espacios epicéntricos de agua y periféricos de vegetación.

En cuanto a las edificaciones, el Centro Cultural actúa de referente y génesis de pequeños satélites ubicados en torno a los reservorios costeros, que contienen servicios, miradores y espacios de usos múltiples para la comunidad y el turismo. Ellos cumplen, a la vez, un doble rol espacial: vinculan la ruta y bicisenda con el parque costero, y otorgan un ritmo a lo largo de la ribera.

El Centro Cultural es pensado como un sitio de integración entre la comunidad y el territorio. Es por eso que se concibió el espacio principal, la expansión semicubierta, como el articulador entre los distintos programas con el paisaje circundante. Para lograr esto se intentó calibrar al máximo el grado de apertura y de protección con el exterior mediante el tratamiento de la topografía y la envolvente.

Dos sectores bien diferenciados son los generadores de las distintas actividades y relaciones a los que se debe dar respuesta. En primer lugar, un espacio libre y de dimensiones variables que vincula S.U.M., aulas, recepción y bar a través de una expansión interna y central en constante y cambiante integración con el entorno. Un lucernario rebatible, un desnivel sobre el fuelle del bar, aberturas corridas, visuales orientadas, semicubiertos para protección del asoleamiento y terrazas de expansión y esparcimiento son los recursos utilizados para su configuración. Por otro lado, el área de depósitos, administración y servicios, se vincula todo a lo largo del edificio y actúa de protección contra los constantes vientos cordilleranos.

La estructura de columnas de hormigón y cerchas metálicas, junto con la materialización de la envolvente exterior de chapa e interior de fenólicos, apuestan a la economía y rapidez de ejecución. Los solados, entendidos como plataforma de relación con el exterior hacen referencia a la piedra de la zona. Las carpinterías de madera y los tabiques internos de roca de yeso proponen un lenguaje neutral en el interior apto para las distintas actividades que albergará el edificio.

Año

2010

Proyecto

Asoc. Agüero, Garcia Laborde, Sambrizzi

Obra

Concurso Alumine

Ubicación

Alumine, Neuquen

Compartir

/ Anterior
Siguiente /